martes, mayo 25, 2010

La noche "perdida"

Acabo de ver el final de Lost, y estas cosas son como follar por primera vez, hay que contarlo cuando la emoción aún está caliente.

Lo primero de todo: este post NO HABLA SOBRE EL FINAL DE LOST. Habla sobre cómo vivimos una noche especial alrededor de una serie que durante muchos años nos ha hecho saltar del sofá.

Os lo cuento cronológicamente:

Comenzó el día con miedo a todo. Miedo a poner la tele y que me contasen el final. Miedo a que alguien en el autobús me destripase la serie. Miedo a que un compañero madrugador me dijese cómo iba a acabar. Miedo a Menéame, miedo al móvil, miedo al email, ¡pánico a Twitter! Pero felizmente, nada de esto pasó.

A eso de las 20:30 nos reunimos en el bar Libusse, Rosapalo, Mimy y un servidor. Hacemos tiempo para ir a casa de Belcebon y Mimy, que está el pobre estudiando, y a eso de las 21:00 vamos hacia la casa que verá acabarse una experiencia de 6 años. Y empieza la primera: como llevábamos pan, Libusse se desmelena y coge el pan como si fuese un bebé y empieza a gritar "¡Soy Claire! ¡Mi hijo, mi hijo!" Y según abrimos el portal, vemos un post-it: "4"

Los cuatro pisos sin ascensor progresan: 8. 15. 16. 23. 42. Y en la puerta "Not Penny's boat"

En el suelo de la entrada vemos varios post-its, "108". Aparece Belcebón por el pasillo que nos invita a tomar parte de la conclusión del experimento de la Iniciativa Dharma, y a que pasemos directamente al salón.

Tortillas, sandwiches, cerveza con limón y dátiles con filadelfia pueblan la mesa y confirman que Belcebon no ha estado estudiando, sino preparándonos la noche más esperada de los últimos tiempos. Y mientras cenamos, saca papel y bolígrafos y nos pide que escribamos cómo creemos que va a acabar la serie. Después, coge las notas y las guarda a un lado. Tras ver el final, las leeremos en voz alta.

Comenzamos a ver el capítulo, sorprendiéndonos, equivocándonos con suposiciones sobre la marcha... Y a mitad del doble capítulo, Belcebón se marcha a la cocina y vuelvo con batidos de fresa caseros, con nata y una fresa encima.

Aplaudimos al chef, y me enciendo un cigarro. Lo disfruto mientras avanza el capítulo, sabiendo que es el último cigarro que fumaré viendo Lost, y me engaño pensando que quizás sea mi último cigarro también.

Cuando la serie está a punto de acabar, siento una decepción enorme, pero cuando ya ha acabado, no lo veo tan desastroso, y, si bien es cierto que hubiera preferido muchos otros posibles finales, el que han planteado termina por convencerme. No es el mejor de los finales, pero tampoco soy de los ansiosos por saber todo lo que ha pasado. Han quedado muchas tramas sin cerrar, pero también hay muchos secretos que el hombre no debe conocer ;)

Tras el cruce de impresiones de rigor, cogemos los escritos y los leemos en voz alta:


¡¡¡ATENCIÓN, POSIBLES SPOILERS!!!

Belcebon
Hugo, después de colapsarse como una estrella, fagocita a la Humanidad.
No sé cómo será el final, ¡¡¡pero no me gusta!!!
Rosapalo
Jack, Sawyer, Kate y Hurley llegan hasta el final, no muere ninguno. ¡Claire sí! Pero ninguno de ellos es el encargado final de ser Jacob, es Desmond el elegido y hay una lucha final terrible con el Locke-señor-de-negro en la que Ben se porta como un chaquetero (como siempre) para poder vengarse de Widmore.

Como Desmond lo arregla todo, todos salen de la isla, Hurley muy contento, Sawyer con Kate y Jack con cara de gili. FIN

Mimy

La realidad alternativa es la real


Culoman
CREO QUE: Al final quedará Jack como sucesor de Jacob y será Sawyer el que heredará el rol del hombre-que-viste-de-negro.

Además llegaremos al momento crítico en el que se decide una realidad u otra, pero el final de la serie no dejará claro cuál de ellas será la definitiva

ME GUSTARÍA QUE: Juliette volviese de entre los muertos y se comiese las tripas de Kate. No el cerebro porque no tiene. Y que Penny enseñe las tetas.


Libusse
Jack muere, la isla no podría soportar otros chupicientos años a alguien tan pedante.
Se descubre que Hugo no es que estuviera gordo, es que se había comido (o más bien la tenía en su interior) toda la luz de la cuevilla esa. Así que se queda Hugo de Farero de la isla. ¡¡¡Y DESMOND RULES!!!

Libusse (Claire)


Os dejo a vosotros valorar lo acertado de algunas teorías, lo tremendamente erróneo de la mía,





FINAL DE LOS POSIBLES SPOILERS

Tras las risas y aplausos, dimos a Libusse por ganadora, y ganó, como premio a su clarividencia, un botellín de cerveza Dharma.

Para terminar la velada, y dado que a los guionistas hace tiempo que se les fue la pinza, Belcebón nos hizo entrega a cada uno de una pinza-de-la-ropa- recordatorio personalizado:

A Mimy la pinza "¡Sí, Desmond!" a la mujer que mojaba las bragas por los escoceses guapos

A Rosapalo la pinza "¡¡Muere, Juliette, muere!!!" a la zorra que odiaba a Juliette mientras a todos nos encandilaba su rollito con Sawyer

A Libusse la pinza "¡No pienso volver a ver esta serie!" a la frase que, al acabar todos y cada uno de los capítulos, y en todos con profundo sentimiento, decía la galardonada.

Y al que escribe este blog la pinza "¡¡¡Qué grande!!!" a la frase más dicha por un servidor a lo largo de la serie.

Poco más. Recoger y volver a casa pensando por la calle que parece mentira, pero que, para bien o para mal, Lost ya ha terminado. Parecía lejísimos pero llegó la hora. Nos llevamos en el corazón a Desmond (broda) a Charlie (AKA Not penny's boat AKA You all everybody) a Hugo... Nos llevamos una gran historia y unos grandes momentos de una serie que, le pese a quien le pese, ha marcado un antes y un después en la historia de la televisión y de la promoción vía Internet.


CONCLUSIÓN

La gente podrá decir que el final es un bluff, que si tanto para eso... Yo siempre podré decir que la noche en la que vi el final de Lost fue una de las mejores noches que he pasado en mi vida.

Gracias, Belcebon.

2 comentarios:

eulez dijo...

Jajajaja, vaya, una demostración de que lo importante de la serie no es el final ni nada de eso, sino que la gente se lo pase pipa y se eche unas risas.

Culoman dijo...

Si algo nos ha enseñado Lost es que hay que vivir juntos.