lunes, marzo 27, 2006

Hemeroteca I

No sabía qué escribir, y viendo uno de mis últimos posts, me he acordado de otro. Si no lo han leído en su momento, quizá les interese, no está mal del todo... Si lo han leído, hoy les doy vacaciones, que por aquí hace calorcito (¿quién lo diría?)


Y de momento, dejo aparcada esa temática (I promise) ;)

3 comentarios:

la-de-marbella dijo...

La pelicula es muy divertida para ambos sexos. El azucar no me gusta mucho, prefiero lo salado. Las cosas dulces me entran por los ojos pero curiosamente en cuanto las pruebo me desilusiona lo dulce. Saludos, llegue por casualidad, volveré

Vailima dijo...

Mi memoria es pésima pero creo que mi primer recuerdo de infancia es el placer infinito que me proporcionaba untar el chupete en azúcar. Tuve chupete hasta los cuatro años. Ahora fumo.

Culoman dijo...

Yo siempre he sido de dulces... incluso de azucar a cucharadas (pequeñas y poquito a poquito, pero un cuarto de hora)

A la señorita paracaidista (no es ningún término despectivo) le agradezco su interés, y le recuerdo, igual que a todo el mundo, que estáis invitados a pasar por aquí cuantas veces os apetezca

Vailima, el caso es que algún vicio hay que tener... aunque yo mantengo el de los dulces y el fumar a la vez... ;)