lunes, abril 10, 2006

Donde dije digo...

...quería decir Diego, pero quizá no me hice entender bien.

Una de las cosas que más claro me ha quedado de mi paso por el instituto Ategorri-Tartanga de Erandio es que el cómo es igual al qué. Cómo digas algo realmente dice mucho de lo que quieres decir. Un rótulo para una tienda, un titular de un periódico o mismamente, un insulto. Miles de personas se llaman hijodeputa a diario (Hay que decirlo más) en este país y no por ello 'El Caso' vuelve a los kioskos (cerró hace tiempo, ¿no?). En una partida de cartas entre amigos podemos oír 'Qué cabrón, qué mal repartes' 'Qué hijodeputa, siempre se lleva las diez de últimas' y muchas cosas más sin que la sangre llegue al tapete. ¿Por qué? Porque no lo decimos igual. No es lo mismo decirle '¡Qué cabrón!' a un amigo con dos entradas de primera fila para los Stones que decírselo a Pedro Farré (¿he dicho ya que hay que decirlo más?) cuando sale en la tele o en algún vídeo bajado del eMule. El 'qué' es el mismo, lo que cambia es el 'cómo'

Y es que hay formas y hay formas. En los ejemplos anteriores la clave nos la daba la entonación, pero a la hora de escribir se pierde, por eso usamos negritas, cursivas, subrayados y demás, para remarcar los puntos de interés. Pero no sólo eso. La misma fuente de letra ya dice sobre el autor y el contenido, el diseño de la página ya nos dice qué nos van a contar. Cierto es que si luego el contenido es malo, ningún diseño hará milagros. En el caso de esta página, el CSS es una plantilla estándar, lo que indica que más que preocuparme por las formas, me preocupo por lo que cuento (es cierto en parte, estoy preparando mi propìo diseño para el blog, pero es que soy muy lento... pero lo verán, seguro ;). Sin embargo por lo menos le he añadido links, y me he interesado por aprender a poner las imágenes a las tiras de humor. Eso da la sensación de que el autor lee otras cosas, y las que le gustan las comparte. La fuente no es mucho de mi agrado. De hecho ni siquiera tiene el símbolo de los euros (? <-- aquí el símbolo del euro). He intentado cambiar la codificación a UTF-8 pero entonces toda vocal con tilde se va a la porra... La fuente que de verdad me gusta es la que tengo en Blogger cuando preparo un post (como éste) y veo la previsualización. Me encanta, pero no sé cuál es. Pero hay más formas en las que el cómo influye al qué. Bienvenidos al mundo de las metáforas.

En este caso variamos no cambiamos el cómo sino el qué, de forma que diciendo "qUé" podemos decir realmemente "qué" diciendo algo. A fin de cuentas, esto no es más que un cómo, con lo que volvemos a lo mismo. Me encantan las metáforas. Me gustan que sean un poco elaboradas, no una cosa pueril. La fórmula básica de la metáfora viene a ser 'A es B'. Veamos un ejemplo:

//Coro de monjas ON//
Tus manos sooooon
palomas de la paaaaz"
//Coro de monjas OFF//

A es B. Muy simplón. Fácil, rápido y a veces bonito, pero no necesariamente. 9 de cada 10 poetas recomiendan currárselo un poquito más. La siguiente forma de hacer metáforas y mucho más efectiva es suprimir A. Digamos que dejar el objeto que se quiere referenciar es dar demasiadas pistas. Soy un apasionado de los sudokus, pero que me den para hacer uno con una sola casilla en blanco es insultante. No se trata aquí de cifrar algo para que sea ininteligible, ni mucho menos. Se trata de decir algo de un modo más bello, más sutil.

//Modo macarra ON//
Y nada, vinieron los perros con la sirena puesta, nos hicieron sacar los papeles y se fueron por donde habían venido
//Modo macarra OFF//

En este caso no hay ningún perro que pida los papeles, es obvio que se trata de los miembros de algún cuerpo policial. Este intento de sutileza queda mermado por la ofensa hacia dicho cuerpo. Sin embargo, cuando a un vigilante con chaleco amarillo fosforito se le llama 'Pikachu' se entiende mejor la belleza de una metáfora. Pero no sólo el simple intercambio de palabras es metáfora, podemos cambiar un verbo o expresión por otro.

//Modo ñoño ON//
El sol moría
y tú, pobre de mí,
me tatuabas el alma con carmín.
//Modo ñoño OFF//

En este caso, como habrá podido observar el astuto lector, el sol no muere, simplemente estaba anocheciendo. Y desconozco yo todos los usos posibles del carmín, pero me parece a mí que en realidad hablan de besos, besos que de alguna forma dejan una huella imborrable en lo más profundo del poeta mismo. Aquí vamos viendo ligeramente que la cosa mejora. Hay que trabajarselo un poco, ésta no es de las mejores, pero se puede hacer mejor. Se pueden dar menos pistas y dejarlo entrever. Como por ejemplo:

//Modo Joaquín Sabina ON//
Y cuando a mi Rocío le escueza el alma y
pase la varicela
y un rojo escalofrío marque la edad del pavo
de mi Carmela
//Modo Joaquín Sabina OFF//

Como decía Murphy, todo puede ser expresado de forma más compleja. Sólo hay que combinar unas metáforas dentro de otras, como quien hace muñecas rusas. A veces son tan complejas que si alguien no te las explica, ni te enteras. Y precisamente cuando te las cuentan, es cuando pierden toda su gracia. Imaginen que les gusta pinchar globos, y antes de que lo hagan, viene alguien y, para ayudarles, les pincha el globo y se lo dan para que vuelvan a pincharlo. No es lo mismo. Como decía Pablo Neruda en 'El Cartero (y Pablo Neruda)':

"Cuando explicas poesía se vuelve banal. Mejor que cualquier explicación es experimentar los sentimientos que la poesía puede revelar a una naturaleza lo suficientemente abierta como para entenderla"


Descubrir el sentido de una metáfora es ocasión de alegría y jolgorio (al menos para mí) sobre todo si uno la ha estado oyendo durante meses sin prestarle atención.

Así que no les explico más, les dejo con dos metáforas que me apasionan, una la descubrí el sábado pasado:

//Modo La Cabra Mecánica ON//
Encontré la canción
me case con la musa
me comí los botones de su blusa
pa asomarme al balcón
y lamer las flores de su hermosura
Encontré la canción
me casé con la musa
//Modo La Cabra Mecánica OFF//

//Mode Joaquín Sabina ON//
En sus quimeras de Porcelanosa
conquistaba a Al Pacino
//Mode Joaquín Sabina OFF//

6 comentarios:

Vailima dijo...

"Un poema si no es una pedrada
-y en la sien-
es un fiambre de palabras muertas
si no es una pedrada que partiendo
de una honda certera
se incrusta en una sien
y ya hay un muerto"
Ramón Irigoyen (Arte Poetica)
Metáfora y poesía, qué más se puede pedir?
un abrazo muy fuerte.

Culoman dijo...

¿Qué más se puede pedir? Que cuando todo vaya bien, dejémos de estar huérfanos en tu blog, y volvamos a beber ese vino de aceites, tonos y disolventes que nos excita y apacigua el interior...

Otro abrazo para ti, que te lo mereces más.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Culoman dijo...

he borrado el comentario anterior porque era spam

Natsumi dijo...

He visto que me has dejado un mensaje en mi blog,
¿qué es un enlace de sindicación?
(pd: si voy a seguir posteando XD)

Eremita dijo...

Una clase magistral de literatura y por cierto, muy bueno lo del los //modos//